Juguetes sexuales: diseñando el pene del futuro

juguetes sexuales

Ya sabes cómo luce el pene. Por supuesto que todos tienen variantes y características que los hacen diferentes los unos a los otros (eso es lo hermoso del mundo) pero, generalmente, todos se ajustan a un molde.

Como órgano sexual masculino, el pene está diseñado para el transporte de espermatozoides de un cuerpo a otro; Como una característica adicional, el pene también puede convocar a un orgasmo en su pareja femenina durante este proceso; Pero sabemos que este no es siempre el caso. Mientras que un órgano masculino sano funciona bastante bien para su finalidad reproductiva, hay algunos defectos de diseño en términos de maximizar el placer femenino.

¿Y qué si se podría rediseñar el pene para que sea un poco mejor? ¿Qué piezas habría que cambiar y cuales habría que dejar? Eliminando la necesidad de la funcionalidad reproductiva, ¿desecharías todo y empezarías de cero? Al final, ¿este dispositivo sería capaz de traer a las mujeres olas de placer, incluso que se asemeje a las del pene?

Bienvenido al mundo de los vibradores de hoy en día, un lugar que en gran parte se ha desprovisto del dispositivo del placer original.

Los juguetes sexuales modernos son cada vez más elegantes, dan señales de diseños minimalistas que ha surgido de Apple y de Ikea con un tendencia clara: estos ya no parecen penes humanos. De hecho, ya no parecen humanos en absoluto, que según los diseñadores, empresarios, y los terapeutas sexuales por igual, es algo muy bueno.

vibrador antiguo utilizado para curar la "histeria" vibrador antiguo utilizado para curar la "histeria"

Cursi y grotesco

La primera vez que el público estadounidense vio un órgano no humano utilizado para estimular la excitación sexual fue en las películas porno a principios de 1920. Durante décadas anteriores, pequeños electrodomésticos comercializados bajo el pretexto de la necesidad médica (para curar la dolencia femenina de la "histeria") se había convertido en algo común, un poco como lo que ahora vemos como "masajeadores personales". Pero en esos nuevos pornos en blanco y negro de los años 20, los espectadores vieron estos aparatos utilizados con fines para nada médicos.

Y una vez que el público se enfrenta a la idea de que estos dispositivos podrían ser utilizados estrictamente para el placer, los productos desaparecieron de las revistas femeninas y de estanterías en tiendas con buena reputación.

Los vibradores hicieron su segunda aparición unos 30 años más tarde, durante la revolución sexual de la década de 1960. Pero a pesar de que los estadounidenses estaban hablando de la sexualidad más abierta que nunca, todavía no estaban totalmente de acuerdo con la idea de incorporar estos objetos en nuestra vida sexual. En respuesta, los primeros líderes en la industria de los juguetes sexuales los hicieron tan vistosos como sea posible: Penes giratorios con brillos, dos ejes que emergen de una base en forma de testículo, patitos de goma que vibraban en secreto, entre otras excentricidades. Nos desplazamos de la torpeza de usar máquinas como ayuda sexual a convertirlos en objetos de novedosos o juguetes.

Pero había un gran problema con este enfoque. Desde que los productos se anuncian como "novedades" que no ayudan a la salud, hizo que bajaran los estándares que tenían anteriormente como dispositivos médicos.

Los juguetes baratos eran inseguros, feos, e ineficaces y sobre todo, nada sexys.

Diseñando de nuevo el pene

"Yo no creo que nadie haya dicho nunca: "Quiero un vibrador que se parece a un conejo y un pene juntos" Ti Chang, la mujer co-fundadora de juguetes sexuales y joyas de la empresa de diseño Crave, comentó en una publicación: "Creo que la industria del juguete sexual ha tenido realmente un montón de voces masculinas, y como han sido los hombres quienes diseñan productos para las mujeres tiende a ser la anatomía masculina el centro de atención. Es como decir, “Oh, es sexo, ella quiere un gran pene, por lo que sólo tendremos que hacer un montón de penes de diferentes colores, y para hacer esto realmente lindo, vamos a poner un pequeño conejo en él.”

Empresas como Doc Johnson (una empresa líder y novedosa durante estas décadas) fue conocida por su línea de penes realísticos, que ofrecen un buen ejemplo de la mentalidad que dominó la industria durante finales del siglo 20 "si es sexo, entonces ella quiere un gran pene".

Cursi, intimidante, grotesco, todos son términos que puede utilizar para describir el mercado de los juguetes sexuales hasta la década de 2000. El pobre diseño, material de caucho, plásticos baratos y el enorme dominio del pene como centro de atención. 

Algunas empresas importantes comenzaron a diseñar dando un paso adelante y distanciándose de la tradicional forma fálica, tal es el caso de la empresa de juguetes íntimos de lujo en Suecia llamada LELOCrearon objetos especializados en el placer sexual, y no imitaciones burdas del pene humano.

Vibrador Lelo Ida
Vibrador para parejas

Puro Romance

En el diseño de juguetes sexuales, esto se ha traducido en la fabricación de penes y desmembrado e inventando grietas con la  intención de parecerse a vaginas humanas y bocas. Pero ¿por qué, si las mujeres y parejas que buscan algo más que sus propias partes reales querrían un plástico de esas partes en la alcoba?

Por supuesto, siempre habrá un mercado para consoladores o dildos (los dildos son diferentes de los vibradores) que deben parecerse a un pene humano. Pero vibradores orientados por mujeres permiten más espacio para la innovación.

Con esto en mente, marcas como Jimmyjane y LELO  junto con los principales avances tecnológicos de la década de 2000, permitió a estas empresas pioneras del sexo reinventar esencialmente el pene.

Esos diseños sofisticados ahora son bastante comunes, y no se parecen en nada a las partes humanas. El cambio de diseño es el resultado de los avances tecnológicos, es cierto, pero también refleja un cambio ideológico bastante significativo. La penetración vaginal, como ahora sabemos, no es necesariamente la clave para el orgasmo femenino y que los penes no tienen la forma natural para estimular el escurridizo punto G.

Cuando los juguetes sexuales empiezan a verse menos como órganos amputados, se hace más fácil para los consumidores tomar en serio la industria. Y cuando los consumidores comienzan a tomarlos en serio, se abre espacio para una clase de lujo de los juguetes, algo que LELO  y Jimmyjane, han aprovechado.

El futuro de los juguetes sexuales está en la fabricación de objetos que caben fácilmente en la vida cotidiana de los consumidores. Es por eso, que la tecnología mejora y vemos cosas como vibradores de pantys manejadas por una aplicación celular y vibradores equipados con memoria que almacenará sus patrones sexuales favoritos.

Janet Lieberman, una mujer graduada de ingeniería mecánica y entusiasta del uso de juguetes sexuales, frente a la decepción repetida en los juguetes que compró, se dio cuenta que estaba en una posición única para utilizar su experiencia para mejorar las cosas. La tecnología era buena, pero ella la veía ir en la dirección equivocada. Había una especie de actitud machista que cae en productos diseñados para las mujeres. ¿A quién le importa si su dispositivo se puede realizar un seguimiento de sus orgasmos, da retroalimentación vía Bluetooth, y se ve como arte moderno si no funciona?

Ahora, como co-fundadora e ingeniero principal del Dame, empresa de juguetes sexuales con sede en Nueva York, está marcando el comienzo de la nueva ola en el diseño de juguetes sexuales del futuro.

Las mujeres vienen primero

Uno de los grandes problemas con la industria de juguetes sexuales es que es impulsada y controlada por hombres y esto ha sido a lo largo de la mayor parte de su historia. Y para asegurarse de que los productos que salen al mercado son realmente eficaces, las empresas líderes también se basan en las comunidades de mujeres que ponen a prueba nuevos prototipos y proporcionar información detallada.

Cada vez es más común ver a las empresas de juguetes sexuales dirigidos por mujeres, ver a más mujeres que participan en el proceso de diseño e ingeniería, de acuerdo con expertos de la industria. "Si son productos para las mujeres, uno quiere que las mujeres estén en cada parte del proceso para que se tenga las prioridades correctas," dijo Lieberman.

Un diseñador y un ingeniero femenino, por ejemplo, pueden que conozcan lo qué puede funcionar y lo qué no. No es que los hombres no tengan todos los componentes importantes en la consideración, después de todo, algunos de estos productos se utilizan mutuamente entre parejas

Mientras se crean juguetes sexuales para rastrear la actividad de los orgasmos y comunicarse a larga distancia a través de la Internet (características reales de los nuevos modelos) Lieberman y Chang de Crave insistieron en una misión personal para ofrecer lo que los juguetes sexuales han prometido mucho tiempo: orgasmos realmente fantásticos.

Entonces, ¿nos estamos moviendo hacia un mundo en el que los penes y los órganos sexuales humanos, son obsoletos? Por supuesto que no. Estamos avanzando hacia un mundo donde podemos hacer algo mejor que lo que el cuerpo humano promedio tiene para ofrecer.

Secretos Dealcoba Secretos Dealcoba
Deja un comentario